1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Bienvenidos a Cerro del Viento

Written by Admin

Posted on 01.11.08

El amor por los perros y por los mastines en particular nos viene de lejos. Desde aquellos tiempos de la infancia en Sierra Morena, entre rebaños y mastines, en tierra de lobos, se fue grabando en mi subsconciente la imagen de unos perros legendarios, casi míticos. La visión de los pastores y zagales con sus animales de carga, la columna interminable de cabras y ovejas en movimiento hacia los pastos de invierno del Sur de la Sierra, y detanto en tanto un mastín enorme, visto con los ojos de niño resultaban verdaderos gigantes con sus collares de pinchos. Esa imagen se repetía año tras año en una y otra dirección y mi hermana y yo nos quedábamos embobados junto al Camino Real que pasaba justo bajo nuestros campos contemplando semejante espectáculo.

Andando el tiempo y muy lejos ya de aquella dura y hermosa tierra, la idea de tener aquellos perros con nosotros nos acompañó siempre. Y la posibilidad no solo de poseer algunos si no de criar se ha hecho posible gracias a contar por fin con espacio suficiente en nuestra finca de Cerro del Viento, lugar alto y soleado situado en las proximidades del Macizo del Montseny, en tierras de Girona.

Aquí nuestros perros cuentan con terreno suficiente para correr y ejercitar sus músculos en perfecta integración con la familia. Y sobre todo haciendo su trabajo de guarda de los animales y la casa, que en definitiva es de lo que se trata.

Desde aquí queremos participar en el trabajo magnifico que se está haciendo en el seno de la AEPME (Asociación Española del Perro Mastín Español), cuyos criterios y directrices en la cría aceptamos plenamente y a la que estamos adheridos.

Aportar nuestro esfuerzo en la difusión y mejora de esta raza entrañable y noble nos llena de orgullo y emoción. Para ello iniciamos la aventura en este momento con un pequeño grupo de mastines, muy típicos, fuertes y con carácter para la guarda, en los que tenemos puestas grandes esperanzas.

Agosto de 2006